Películas navideñas imprescindibles

Entre comilonas, turrones y mazapanes, no hay nada más tradicional en Navidad que disfrutar de una buena película de sobremesa. Mientras os hacéis con vuestro surtido de manta y antiácidos, desde nuestro hotel de cine en San Sebastián os recomendamos las mejores películas de Navidad que no pueden faltar en estas fiestas.

Qué películas ver en Navidad

Los clásicos entre clásicos, aquellas películas que nunca faltan en la programación televisiva y que, si lo hacen, te crean un vacío cinematográfico. ¿Acaso existe una Navidad de verdad sin que la familia ficticia de Macaulay Culkin se lo olvide solo en casa en Home Alone (1990) y Home Alone II (1992)? Y es que, pese a que no nos quepa ni un solo polvorón más en el cuerpo, cada año nos queda la espinita de pedir una pizza para, cuando nos la traigan, poder decir aquello de “quédate con el cambio, sabandija asquerosa”.

Aunque lo que de verdad hemos deseado cada Navidad es… ¡que nos regalen un mogwai! La culpa es de los irresistibles ojitos de Gizmo, pese a que nos arriesgamos a que sus compañeros malignos de los Gremlins (1984) nos dejen el cine hecho un desastre a ritmo de ‘Hi-ho! Hi-ho!’. De todos modos confiamos en que el Olentzero nos traiga uno. Por cierto, precisamente en este film la madre del protagonista también ve otra película clásica de Navidad que no puede faltar: It’s a wonderful life (1946).

Los mayores de la casa, sin embargo, seguro que recordarán con cierta melancolía el sufrir de medio país junto a José Isbert mientras buscaba al pequeño Chencho por todas partes. Ver La gran familia (1962) en familia puede ser un buen momento para que surja la complicidad entre grandes y pequeños.

Si buscamos un aire navideño más oscuro, el enigmático director Tim Burton es una apuesta segura: Edward Scissorhands (1990), Batman Returns (1992) y The Nightmare Before Christmas (1993) – aunque esta última no la dirigió – reflejan una Navidad de fantasía, contada desde perspectivas algo diferentes de lo habitual.

Las comedias siempre son un acierto para compartir unas risas en familia. La transformación de Tim Allen en Papá Noel en The Santa Clause (1994), el eructo interminable del duende Buddy en Elf (2003), o la animadversión por la Navidad del personaje interpretado por Jim Carrey en The Grinch (2000) son solo algunos momentos míticos y culpables de hacernos soltar alguna que otra carcajada año tras año.

Pese a que la mayoría de películas navideñas acostumbran a ser para toda la familia, no está de más recordar algunas de las películas para Navidad infantiles más distraídas para los pequeños de la casa. Asumid que durante las fiestas tampoco os vais a librar de ver Frozen (2013) una, y otra, y otra vez. No obstante, si Elsa y Anna nos lo permiten, existen otras propuestas más tradicionales como The Muppet Christmas Carol (1992), una aventura de los teleñecos interpretando el famoso cuento de Navidad de Charles Dickens. La misma historia la encontraréis en Mickey’s Christmas Carol (1983), en la que el tío Gilito se pone en la piel del señor Scrooge. Además esta última cinta incluye como extras otros cortos de Disney como ‘El taller de Santa Claus’ o ‘El árbol de Navidad de Pluto’.

Y si salimos un poco de Disney, Rise of the Guardians (2012) resulta un bonito relato con el que los niños conocerán el mito de Jack Frost. Una historia diferente de la película Jack Frost (1998) en la que Michael Keaton se convierte en muñeco de nieve, siendo otro clásico de la sobremesa televisiva.

Pero la Navidad siempre mantiene un espacio reservado para las historias de amor. ¿Quién no ha soltado una lagrimilla mientras Andrew Lincoln (antes de matar zombis en The Walking Dead) se declaraba con carteles en Love Actually (2003)? ¿Quién no se ha querido poner en la piel de Cameron Diaz en The Holiday (2006) y cambiar de aires durante las vacaciones navideñas? ¡En estas fechas tenemos excusa para ponernos tontorrones, y no pasa nada!

Para quienes huyan de películas ñoñas también existen argumentos algo más violentos que no pierden el espíritu navideño (o casi). Así ocurre con Hobo with a Shotgun (2011), donde un vagabundo vuelve a su ciudad natal para matar a diestro y siniestro (incluyendo a un Santa Claus pedófilo). Aunque pensándolo bien, ¿a quién no le gustaría pasar sus vacaciones de Navidad encerrado en un hotel junto a Jack Nicholson? Para ello los fanáticos del terror psicológico deberán cogerse de la mano de Stanley Kubrick y atravesar The Shining (1980). Y si barremos para casa, nada mejor que disfrutar del humor negro de Álex de la Iglesia mientras Álex Angulo y Santiago Segura procuran evitar el nacimiento del Anticristo durante el día de Navidad en El día de la bestia (1995).

Como veis hay Navidades de cine para todos los gustos y todas las edades. Desde el Hotel Astoria7 os deseamos muy felices fiestas. Eguberri on!

Autor: Hotel Astoria7

Artículos relacionados: