Edificios emblemáticos de Donostia

A lo largo de su historia, la arquitectura de San Sebastián habla continuamente de la tensión entre edificación y paisaje. Son muchos los edificios emblemáticos que decoran las calles donostiarras. Diferentes palacios, una catedral de estilo gótico del S.XVI, una iglesia barroca del S.XVIII, construcciones de la Belle Époque y distintas obras arquitectónicas que dan como resultado una ciudad de marcado corte francés y aburguesado. Desde Hotel Astoria7 repasamos varios edificios de Donostia que conforman una cartografía ejemplar y que establecen interesantes diálogos con la geografía de esta ciudad: las olas, el viento o las montañas.

Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal

 Foto: Lanpernas Dospuntozero
Foto: Lanpernas Dospuntozero

Dentro de estos edificios singulares en Donostia, destaca el Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal. Está situado frente a la playa de Gros y junto a la desembocadura del río Urumea, y en esta ubicación anteriormente estuvo el Gran Kursaal, un magnífico palacio en el que se incorporaba un casino de juego, salas de cine, diversas salas y un gran teatro. El término Kursaal proviene de las palabras alemanas Kur (cura) y Saal (sala, salón) y significa “sala de curas”, remitiendo así a este espacio arquitectónico multiusos, típico de los balnearios decimonónicos centroeuropeos. Hoy el Kursaal de San Sebastián es un complejo arquitectónico que está constituido por un gran auditorio, una gran sala de cámara, estancias polivalentes y distintas salas de exposiciones, y que fue proyectado por el arquitecto Rafael Moneo. Se inauguró en 1999, y desde entonces el edificio se convirtió en la plataforma idónea para recibir a las estrellas internacionales que vienen al Festival Internacional de Cine y a los prestigiosos artistas que presentan sus trabajos musicales en el Festival de Jazz durante la última quincena del mes de julio, además de ser el epicentro de la actividad cultural de la ciudad.

Rafael Moneo diseñó dos cubos de vidrio translúcido como “dos rocas varadas” frente al mar Cantábrico, en un intento de “perpetuar la geografía y, en la medida de lo posible, subrayar la armonía entre lo natural y lo artificial”. Este edificio es una de las grandes expresiones de arquitectura contemporánea, ha sido distinguido con el Premio Mies van der Rohe, el más importante de los concedidos en Europa, por “el carácter excepcional” del proyecto y su “innovación conceptual, estética, técnica y constructiva”. Aún así, hubieron opiniones muy contrastadas entre los donostiarras sobre el diseño de este nuevo edificio.

Teatro Victoria Eugenia

teatro-victoria-eugenia-donostia
Foto: Teatro Victoria Eugenia

Justo enfrente, con la vista puesta ante los cubos de Moneo, se encuentra otro emblemático edificio donostiarra: el Teatro Victoria Eugenia. Esta edificación fue creada en 1912 por el arquitecto Francisco de Urcola, quien proyectó un edificio de piedra arenisca, con columnas dóricas y cuatro grupos escultóricos que representan la ópera, la tragedia, la comedia y el drama, en su fachada. Este lugar, que a día de hoy cuenta con una programación cultural de gran variedad, ha sido escenario de importantes estrenos de zarzuela, así como el estreno mundial de los filmes ‘Vértigo’ y ‘Con la muerte en los talones’, de nuestro querido Alfred Hitchcock.

Real Club Náutico de San Sebastián

real-club-nautico-san-sebastian
Foto: Gobierno Vasco

Asimismo, en plena bahía de La Concha se encuentra otro de los edificios importantes de Donostia. Esta obra arquitectónica de 1887 situada en los jardines de Alderdi-Eder, era, anteriormente, el antiguo Casino y fueron los arquitectos Alday y Arizmendi quienes lo modificaron y lo transformaron en lo que a día de hoy es el Ayuntamiento de Donostia. A uno de sus lados, puede observarse otra joya de la arquitectura: el Real Club Naútico de San Sebastián, un edificio de estilo racionalista que reproduce un barco atracado en el muelle. Esta obra, construida en 1928 por los arquitectos navarros José Manuel Aizpurúa y Joaquín Labayen, es una de las más importantes de la arquitectura moderna española. A día de hoy, está considerado como una auténtica joya del racionalismo a nivel mundial y, recientemente, ha sido declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. Todo un orgullo que hizo que Le Corbusier viajara al País Vasco para visitarlo.

Este nuevo edificio respondía fielmente a las ideas del GATEPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea), del cual Aizpurúa y Labayen eran representantes de la sección norte. Entre esos postulados estaba la simplificación constructiva y estructural, la reducción de costes y democratización de la arquitectura, la importancia de una iluminación y ventilación adecuadas, la fluidez espacial, la claridad y sencillez de líneas compositivas, y la supresión de elementos superfluos, entre otros aspectos propios de la arquitectura racionalista.

Palacio Miramar

palacio-miramar-san-sebastian
Foto: Columna Zero

Y es que, la bahía de La Concha está rodeada de piezas de gran atractivo arquitectónico. Por último, cabe destacar otro edificio emblemático en San Sebastián que goza de una de las mejores vistas de nuestra ciudad: el Palacio Miramar. Esta obra de 1893 fue un encargo de la Casa Real Española y su estilo es puramente inglés con ciertos elementos neogóticos. Diferentes salones, una biblioteca y un comedor real son las estancias que se esconden dentro del palacio. Desde que el Ayuntamiento de San Sebastián se hizo con su propiedad, se ha convertido en un recinto más funcional donde se celebran eventos musicales, bodas o actividades puntuales como la fiesta de clausura del Zinemaldia.

La Iglesia de Iesu

Iglesia_de_Iesu-Donostia-R
Foto: Simoncio

El arquitecto Rafael Moneo, considerado uno de los arquitectos más destacados de la arquitectura española actual, es también el responsable del diseño del templo del nuevo barrio edificado en Riberas de Loiola de San Sebastián. La Iglesia de Iesu, ubicada en el margen izquierdo del río Urumea junto al Jardín de la Memoria – un espacio que intenta mantener vivo el recuerdo de todas las víctimas de la violencia, el terrorismo y las guerras –, sigue un diseño moderno y minimalista. Su planta con forma de cruz quebrada no es estrictamente simétrica, de manera que, según su autor, “pretende reflejar las tensiones del mundo de hoy”. Es un edificio amplio, lleno de luz, pero al mismo tiempo los materiales utilizados son muy modestos.

El Basque Culinary Center

basque-culinary-center_anna-mayer
Foto: Anna Mayer

El Basque Culinary Center, situado en una ladera del Parque Tecnológico de Miramón, fue diseñado por el estudio VAUMM como un edificio integrado de manera orgánica en el entorno y en diálogo con su paisaje. Se aprovechó el desnivel de la ladera para organizar de manera funcional el espacio de arriba (zona de acceso, restaurante…) hacia abajo (aulas y laboratorios). Este aprovechamiento permitió escalonar las plantas por las laderas, consiguiendo así una total fusión en la topografía.

Desde fuera, las distintas terrazas del edificio se asemejan a unos platos apilados, una imagen rompedora y dinámica. Su dinamismo se debe también a la combinación de espacios cubiertos con otros abiertos que otorgan amplitud a la construcción. Es así el lugar idóneo para ser la sede de un ambicioso proyecto de formación e investigación dentro del desarrollo del sector gastronómico y bajo la idea de relacionar la cocina con la gestión, la ciencia y otras disciplinas: la Facultad de Ciencias Gastronómicas y Centro de Investigación e Innovación en el ámbito de la Alimentación y Gastronomía.

La sede de las Juntas Generales de Gipuzkoa

juntas-generales
Foto: San Sebastián Turismo

Ubicado también en el Parque Tecnológico de Miramón, este edificio, proyectado por los arquitectos Javier Barcos y Manuel Enríquez, es una especie de cubo de tres plantas que se encuentra integrado en un complejo triangular dónde están los distintos organismos de la Diputación Foral. “Este espacio simboliza el foro, el lugar de debate y de participación ciudadana”, según Leire Ereño, presidenta del Parlamento guipuzcoano, y añade que presenta “una perspectiva moderna y dinámica que puede responder a las necesidades de la ciudadanía”.

La construcción tiene una piel exterior que envuelve el edificio y que combina acero y piezas vidriadas transparentes. Por otro lado, en la plaza interior se mezcla la piedra translúcida, el alabastro, cierres totalmente vidriados que se abren hacia los patios, fachadas de vidrio y celosías de tejidos metálicos, dotando a este espacio interior de un carácter abierto y, al mismo tiempo, democrático.

 

Autor: Hotel Astoria7

Artículos relacionados: